lunes, 10 de diciembre de 2007

TÙ...MI CIELO!

Vaivèn volàtil,
perenne,
danza lasciva
sobre mis labios,
tu pecho...
amanecer etèreo...
comienzan
brisas bucòlicas
entre mis muslos,
muerdo la lengua del
tiempo...