miércoles, 28 de noviembre de 2007

Un regalo...

Mirandonos entre
escombros reminiscentes
de nosotros mismos...tù
recorriendo mi rostro.

El amor no acaba...
dulce veneno,
zalema nocturno,
se apoderan tus manos
de mis caderas...
estremecido delirio...
mis pupilas llenas..
mimetizado azùl...

Rostros,
mutismo abstracto,
tu y yo
anudados...
adheridas caricias
aterciopeladas...

Noches plagadas
de espera entibiada,
somos dos...dos corazònes
unìsonos cantan poesìa,
letras inmarcesibles..

Quimera
Utopìa

Y aùn asi...creo en lo irreal...

Silencio....tus labios.

A: Joaquìn Amieva (Aedo Onìrico)

2 comentarios:

juakoz° dijo...

No,

todavía quiero seguir viéndote.

Sí,

es necesario intrigar.

Yo,

estoy tomando tus abrazos.

Tú,

me esperas y lo adviertes con razón.

Es,

el calor que recorre nuestras venas.

Quedará,

mientras mitificamos el instante.

Nunca,

me verás morir.

Ya,

lo dejaremos todo.

Allá,

nos encontraremos sin disfraz.

Aún,

entre estas simples líneas.

Tú,

eres las venas vacías.

Y Amor,

eres el miedo fluyendo hacia el corazón.


Mi Aeda!!!, que honor!!!, gracias mi Amadora... le juro que le dedicaré mi próximo post....

Buenas Noches, desde aquel , el pequeño pero hermoso satélite!!



Saludos,
Juakoz

Metzonalli dijo...

Pasándome por el blog del chico de los digagues nocturnos me acordé del de usted señorita :P.
El anterior, el de "Mis pensamientos de hoy" me encantó
Sabes? el estilo que tienes, así de escribir como con frases me llega de forma especial.
Me seguiré pasando