jueves, 20 de noviembre de 2008

A la sombra del naranjo.

Salpica de color

el camino libre de mi aurora,

anda hincado entre orillas

de ansia y luz.


Árbol de fruta seca

entre sus ramas alberga

esta desdicha de ser una en dos.


A tu sombra en mordiscos

me incorporo, soy tus hojas,

tu pasado, todas las caricias.


Intangible miras enrollarme

en arena solar, transformarme,

sombra que se corta, cubre

este recuerdo que blasfema.


Raíces,

cúspide del amanecer,

Se enrosca el cielo en tu tronco

Perfecto.


Siempre, a la sombra del naranjo

espero.

2 comentarios:

ochocuatro dijo...

querida pecosita, me encantan tus letras y he de decir que extrañaba leer algo nuevo de ti, aunque mas extraño verte, besitos mil!!

elchicoanalogo dijo...

Saludos, Graciela

Qué bueno lo que escribes. Estoy sorprendido e impresionado.
abrazos